domingo, 13 de julio de 2014

Condena al humo

Condeno el humo y su carga;
el humo apestoso
de la corriente oficial;
el humo que se vende
-y no compraré-;
el humo barato de políticos
perdidos de suciedad
–tóxica, envenenadamente tóxica-;
el humo que tácitamente mata;
el humo de tubos lujosos
-aun los hay lujuriosos-;
el humo de la soledad apagada;
el humo útil de troncos apropiados;
el humo parásito, el cómodo;
el humo vertido de sangre anónima;
el humo indiferente: el humo burgués
y el obrero que calla, asiente y consiente;
Condeno el humo deliberado que fumo.



viernes, 27 de junio de 2014

Acción de gracias

Gracias por acariciar mis dedos,
y besar mi mano, y besarme la boca
y la lengua, por besarme y paladear,
y llegar a él, mi pecho y besarlo también,
y por sentirte locamente devorando mis entrañas.

Gracias por bajar sólo divina, eternamente para un beso,
y abajarte humanamente en transformado pan,
y desear juntos la eternidad.

Gracias por besar mi pobreza;
gracias por ser generoso en esos besos misericordiosos.

Gracias por celestialmente mecerme.

Gracias por ser así...

Cuerpo molido, vida entregada,
pan vivo, sangre derramada,
vino convertido, muerte derrotada.

Gracias por tu singularmente universal dulzura;
gracias por tu pascua de injustas heridas vividas, consentidas, bebidas;
gracias por la caridad partida pobremente unida.

miércoles, 25 de junio de 2014

Llamada re-cor-dada

Traigo una entrada que puede ser más corta de lo que acostumbro a escribir. No es porque ande perezoso, sino porque estoy un poquito ajustado de tiempo. Como ha pasado una semana de la anterior y tenía algo que publicar no me lo he pensado.

Antes de nada os pondré un poco al día de mi situación actual, y de rebote hago un breve prólogo al contenido con enjundia de esta poética entrada. En febrero me decidí a empezar una experiencia de vida con los misioneros claretianos, a los que ya conocía desde hace bastantes años. Poco a poco me he ido acercando cada vez más a estas grandísimas personas. Me encuentro probando un caramelo que resulta tener un sabor bastante agradable y deja un regustillo nuevo de felicidad.

El curso que viene, si Dios quiere, comenzaré el postulantado (podéis ver qué es en el enlace anterior, en 'proceso formativo') en la misma comunidad que me encuentro ahora. Sólo el Señor sabe si estoy realmente preparado para todo esto, y bueno, si no lo estoy y me quiere para ello, seguro estoy de que me dará eso que necesite. No quiero contaros mucho más porque esto es sólo el principio y aún queda mucho en este camino que se me ha abierto. Un poema que me salió escribir hace unos días -lo dejo aquí ahora- está relacionado con esos pequeños pasos que he dado en los últimos años. 


Llamada re-cor-dada

Veía este vaso vacío;
veía cerradas, apretadas, asustadas estas manos;
veía sólo este corazón preso, congelado de amargor;
veía soltera esta soledad;
veía este don robado y desolado;
veía sin caricias este alma;
veía tanta canción sin sus versos, tanta poesía sin melodía...

Tanto veía el miedo...

Seguramente tanto veía que nunca miró...

Tanto veía a su alrededor que ni miró su interior...

Nunca miró la alegría empapada de vino;
ni miró entregado el cuerpo sujeto en Tus manos;
ni miró el océano en que nada rusiente el corazón;
ni miró Tu rostro, Hermano donado;
ni miró el dulce abrazo del fiel amor enamorado;
jamás miró al poeta que cantaba sin voz...

¡Qué poco miró a su lado, habiendo tanto valor!



Es difícil no rendirse ante el Señor cuando la ansiada
felicidad, lejos de ser promesa se hace una realidad.

Antes de parar con el teclado, doy el aviso de que los próximos poemas que publique -si no os gustan me lo decís y lo dejo- quizá no tengan ninguna introducción. Si tienen algo de bueno, no necesitan añadidos. ¡Ah! Tened el detalle y acordaros de rezar un poquito por mí, que nadie se va a enterar, ¿de acuerdo? Yo lo haré por los que leáis este trozo de mí. Un abrazo enorme por mi parte a todos, hasta la siguiente. Sed muy felices.

jueves, 19 de junio de 2014

De un regreso ilusionado

Ya han pasado más de dos años desde que dejé aquí mi última publicación y más de tres desde que empecé con este blog. He pensado varias veces en reformarlo, antes de escribir algo, pero no me he decido. Así que sin cambiar el nombre ni la estética me lanzo a publicar esta entrada.

Respecto al nombre, "Días felices", pensaba que ya por el momento de mi vida en el que me encuentro, no era muy sugerente para ser el título de un blog. Puede que ahora me parezca más infantil que antes. Sin embargo lo voy a dejar, aunque no sepa hasta cuando. Además hoy cumplo 21 años, así que con eso de las felicitaciones lo de 'día' y 'feliz' no le va tan mal, diréis que el título figura en plural, es verdad, pero todos los días deberían ser así.

Me miro a mí mismo desde que empecé a escribir en este lugar y me veo cambiado, mucho, ley de vida supongo. Mi pensamiento ha evolucionado, mi fe ha madurado -no sé si será mayor-, mis gustos literarios se han hecho más exigentes -espero que no menos inocentes-, mi visión política se ha ampliado, hasta la forma de expresarme puede que sea distinta -trataré de reflejarlo en la redacción-. He pasado por la transformación propia de la juventud, pero no os asustéis, sigo siendo el mismo. Si consigo mantenerme como blogger vosotros mismo podréis daros cuenta. Yo espero que así sea.

Por más que pase el tiempo, las pasiones jamás desaparecen,
a pesar de las dificultades y los fracasos.
Pienso continuar en una línea parecida a la que tenía cuando comencé todo esto: entradas ni muy cortas ni muy largas; buscando profundizar lo que pueda; y procuraré ir a la actualidad, conjugándola con temas de interés general. También me gustaría darle un toque más literario, ya veremos que sale. Por eso, aprovechando esta última intención acompañaré esta entrada de regreso con un poema que tenía por ahí desde hace tres años, más o menos en torno a estas fechas. Esto puede servirme como enlace entre el José Manuel de hace 3 años, que escribía con ilusión, y el que soy ahora -igual y diferente-, que escribe queriendo recuperar la olvidada sensación que recorría mi cuerpo después de publicar los pensamientos provisionalmente escondidos. Y por qué no decirlo, porque no todo se puede contar en una red social o en 140 caracteres, y necesito expresarme con mayor libertad y personalidad. Eso es algo que encuentro en este espacio, que me abre más posibilidades que las que cualquier otra aplicación podría darme. Procuraré explotarlo y atenderlo lo mejor posible y hasta donde mi creatividad llegue.

Este post no tiene mayor intención que la que he contado aquí, así que apelando a la improvisación iré ampliando las páginas de esta bitácora. Vamos a ese poema, a ver si os agrada. Como introducción creo que ya habéis tenido suficiente, quizá le sobre el título, pero como se lo puse en su día, prefiero no modificárselo:

AVENTURA PARA COBARDES ATREVIDOS

Rescaté el pasado de las garras del tiempo;
garras despiadadas, frías asesinas;
asesinas de pensamientos, de recuerdos,
de inocencia, de instantes, de vejez.
Garras abogadas del miedo, del deseo, de la muerte.

Caigo atrapado y entrampado por su cebo,
fugaz, efímera, inerte: diversión, laguna;
sumidero del hastío que vuela
-con las alas de una mosca-
por el cauce del río del aburrimiento.

Despierto, ¡soy yo!, realidad maldita;
caprichosa, subjetiva, inmune, pero inerme;
inerme ante locos esclavizados por el amor.

Destruiré ladrillos de monedas, de mentiras y piedra
sólo con toques de violines y trompetas
que hacen sonar el canon de la humillación enaltecida.

Construirán las cavernas iluminadas y desenterradas
por la razón de la fe,
fe que empapada y abrasando
romperá los espejos falsos, hipócritas.

Como un limón, me comeré los gajos pedregosos del odio;
tiernos, jugosos, gajos gozosos.

Casualmente esta tarde una gran amiga me ha dicho algo que hace tiempo que no escuchaba: "sé muy feliz". Por no perder la costumbre y por que lo deseo de corazón, eso es lo que te propongo: sé muy feliz, no pierdas la oportunidad de serlo. Por supuesto te animo a que comentes lo que quieras. Y gracias por leerme.

Siento no haber perdido algunas cosas que se podrían considerar de alguien que no escribe con demasiada idea. Creo que si no lo he perdido ya, quizá sea porque no puedo hacerlo de otra manera.

martes, 1 de mayo de 2012

La Renuncia y su archienemigo la Costumbre

Necesitaba volver a escribir algo en este lugar virtual, el tiempo ha pasado muy rápido y sin compasión desde la última entrada que dejé aquí, casi sin que me dé cuenta. A veces damos tan poca importancia al tiempo. Necesitaba volver a la costumbre de escribir algo de vez en cuando, porque hace tiempo que no notaba esa sensación de escribir para conocermee un poquito más y dar a conocer algo de uno mismo a los demás. Antes me acostumbré a escribir, ahora había perdido la costumbre y había entrado en otra, no escribir.

Tenía ganas de escribir de varias cosas que han ocurrido en estos meses, incluso situaros un poco en mis nuevos ambientes de la Universidad, pero parece que la costumbre se adueñó de mí e hizo que tirase más de un lado de la cuerda lo negativo que lo positivo. ¡Esto es una de las peores cosas que nos pueden suceder! Acostumbrarse a lo negativo, pero con el tiempo que fácil es, como es involuntario no puedes hacer nada para evitarlo, a no ser que nos tapemos los oídos y los ojos.

Esconder la cabeza como el avestruz cuesta trabajo,
 ya ni eso. Lo mejor es acostumbrarse y punto.

Recuerdo que cuando llegué a Sevilla me sorprendió la cantidad de ambulancias que pasan al día (y a cualquier hora) por la Avenida de la Palmera (donde vivo), además por el ruido no pasaban desapercibidas. En donde vivía antes, lo normal es que cuando pasa una ambulancia todo el mundo se quede mirando, y aquí en una ciudad como esta, lo normal es que pasen unas cuantas ambulancias por la Palmera al día y nadie se inmute. Yo sin darme cuenta a los pocos días ya me había acostumbrado.

Sin embargo..., el ruido de las ambulancias no deja de sonar, tampoco dejan de sonar las noticias: accidentes de tráfico, maridos agresores y asesinos, los comedores sociales que no dan a basto, gente sin trabajo (o peor, sin hogar), personas que mueren de hambre. Pero nosotros ya nos hemos acostumbrado a que todo esto pase y oírlo o incluso escucharlo nos deja indiferentes. Es como si el tiempo nos hubiera vacunado contra el virus de la empatía, del enternecimiento o del tomar parte del problema uno mismo complicándose la vida. Esta última, dicen que es la que tiene el pinchazo menos doloroso y la que se pone en dosis mas altas.


Hay otras veces que aunque nos acostumbremos, tenemos ciertos momentos en los que nos liberamos y dejamos que estos virus entren débilmente en nuestro organismo, pero rápidamente la vacuna contra ese virus hace efecto y nos mantiene inmunes. Estos ciertos momentos en los que parece que hemos despertados se vienen abajo por la vergüenza que nos da el incorporarse de nuevo o tarde, o también porque de repente en menos que suena una voz nos hemos dado cuenta que hay que renunciar a algo que está en nuestro día a día y el cual se nos haría no sólo difícil, sino raro no tenerlo.

Encantado de estar de nuevo con vosotros ¡Feliz Pascua de Resurrección y feliz mes de María! Sed felices siempre y no os dejéis vacunar.