miércoles, 20 de julio de 2011

Poesía social, vital y experimental

Si os habéis fijado, hace semanas que el blog cuenta con una página donde van apareciendo algunos días de forma sorpresiva poemas que también pueden ser comentados. Digo esto porque ahora me toca publicar algo y predicar con el ejemplo, lo hago con un poema propio o un intento de ello. No me atreví a mostrarlo antes porque me daba algo de vergüenza, pero allá va, gracias a la valentía que me da el ser escuchado con compresión me decido a hacerlo.

Es posible que os quedéis con ganas de conocer el sentido de algunos versos que no entendáis bien, por lo que os invito también a que preguntéis acerca de expresiones, dudas o curiosidades. Para definir el tipo de poesía del poema he utilizado el mismo título de esta entrada (poesía social, vital y experimental [lo de experimental porque soy novato y personalmente experimento]), quizá pueda ilustraros y adentraros mejor en el poema. No está lleno de musicalidad y ritmo como puede ser frecuente, pero se intentó que al menos fuera ligeramente agradable para el lector. ¡Espero que sea leve y vosotros felices!

MARAVILLA IMPREDECIBLE

Indudable,
como la fe,
que vierte su esencia invisible
en el vaso medio lleno de culpabilidad e inocencia.

Inflamable,
colosal fuente de sentido vital,
terremoto de felicidad ardiente;
y es que así fue,
por las continuas, contagiosas, frescas quemaduras del tejido del alma.
Ínfimo quedó el alcance del fuego metálico,
ambiciosa patente de cazadores silenciosos
de cilindros unidimensionales.

Imprudente,
decidió cambiarse por nada, por tanto, por todo;
entre todo, se dejó ver una sonrisa,
devolviéndose a la vida, devolviéndome a la vida, devolviéndonos a la vida.
Nos convirtió en cobardes atrevidos. Imprudente.

Imprescindible,
aunque de agua no hablo, no,
toda la sed arrancó,
mas una semilla sembró, cuya flor
con el vaso, ahora lleno regó,
exceso de agua siempre fue malo,
mas no siendo éste, esta flor nunca se ahogó.

Imprescindible:
dámelo, pero quédate con él,
porque no es de los dos,
llámale, ¡aleluya!, díselo,
que por Dios vino a todos,
¡eterna confusión!
No parece, lo es, AMOR.

8 comentarios:

  1. Muy buena, yo creo que merecedora, al menos, del primer premio de los Juego Florales ;)

    ResponderEliminar
  2. Profunda y hermosa manera de describir el amor. Me ha gustado mucho. Te tomo la palabra cuando dices de aclararnos posibles dudas... ¿qué quieres expresar cuando dices: "ambiciosa patente de cazadores silenciosos, de cilindros unidimensionales"? Gracias por compartir :)

    Saludos desde Andalucía! Un abrazo y que Dios te bendiga

    ResponderEliminar
  3. Gracias por preguntar. Te la aclaro:

    "Ínfimo quedó el alcance del fuego metálico,
    ambiciosa patente de cazadores silenciosos
    de cilindros unidimensionales."

    El fuego metálico es la guerra, y he querido expresar con lo que viene a continuación que es el medio histórico por excelencia (ambiciosa patente) instaurado y utilizado por aquellos que persiguen sin que quizá nos demos cuenta (cazadores silenciosos) el dinero y el poder (cilindros unidimensionales, es una metáfora con la forma de las monedas).

    Espero haberme explicado bien je, je, si tienes más dudas sigue preguntando. Confieso que en algunos versos he sido un poco rebuscado. Un abrazo desde Extremadura! qDtb a ti también! =)

    ResponderEliminar
  4. Te has explicado genial :) ahora la entiendo mucho mejor. Solo una dudilla más del primer verso, jeje. Este se ve más claro pero no sé si lo he entendido bien. No sé exactamente qué quieres decir con "vierte su esencia invisible en el vaso medio lleno de culpabilidad e inocencia"

    Si me das tu permiso me gustaría guardarla para leerla de vez en cuando :)

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  5. Claro que sí je, je sin mi permiso también.

    Allá va: "como la fe,
    que vierte su esencia invisible
    en el vaso medio lleno de culpabilidad e inocencia."

    La fe es un líquido y nosotros el vaso; ahora bien, ese líquido no es físico ni se puede ver, por ello necesitamos ser por una parte "inocentes" y creer que existe y por otra parte culpables de tener esa fe porque somos capaces de reconocer de Dios que ha puesto en nosotros el don de la fe (aquí no sé si estaré cometiendo un error de tipo teológico). Lo del vaso medio lleno es porque al ser nosotros un vaso no puede estar vacío para hacer vida esa fe debemos ser personas optimistas.

    Esta parte ha sido más difícil de explicar. ¿Te ha servido esta?

    Aun así, cualquier otra interpretación que se le dé a un verso puede ser aceptada, el poema se hace para el lector, no del escritor. =)

    ResponderEliminar
  6. Si que me ha servido, muy agradecida :)
    Yo tampoco se si sería un error de tipo teológico... De todas maneras, más o menos coincido contigo si entiendo como "culpa" el hecho de ser responsable para aceptar o no la fe que Dios nos da, haciendo uso de la libertad que Él nos dio para elegir... Somos "inocentes" por aceptar algo que no podemos ver ni tocar, pero también somos "culpables" (responsables) por tomar la decisión de vivir nuestra vida con fe.
    Me has hecho pensar... jaja

    Bueno, muchas gracias por todo Jose Manuel. Me alegra haber descubierto tu blog ;)Escribes muy bien.

    Saludos!

    ResponderEliminar
  7. Has aclarado mi aclaración bastante bien je, je, Gracias!

    ResponderEliminar